La Piel Blanca Del Caballito De Mar

Veo en mi Alma tu retrato

Me desnudo a mí

Para vestirte a ti

Cubriré con mi Corazón

Mi Amor

-era cuánto tenía…-

No supe acercarme a ti.

Ni mis manos supieron de caricias.

Ni mis ojos ensayaron como llorarte.

Pero de arena me vuelvo piedra.

Será así que mi corazón romperá

Cuánto muro haya en tu interior;

Cuánto cielo abarcaré entre mis brazos

Para cambiarlo de color,

Para apagar el infierno de tus ojos sobre mí.

Ni de titubear mi sonrisa al verte como viento en todo mi cuerpo;

Ni del don de tus alas enamorando mi vuelo de Papel;

-no tengas miedo-

-sólo escríbeme tus palabras que mi cuerpo las llevará a mi alma-

-sólo háblame tus silencios que mis labios los llevarán a mis sueños-

Y pensé que tener miedo era una opción,

Que albergar mis sentimientos en un castillo de naipes

era protegerlos de la quietud de la calma.

Cuán fácil fue derribar Templos que consideraba imperturbables.

Era la forma de que un caballero se despojase de su armadura,

De que vieses mi interior.

Un sentimiento como Tormenta,

Un sentimiento como Música en mis entrañas.

No tornes mi traje en arrugas pues sobre él pongo

Mis manos.

Sobre ti las quise,

Sobre tu sombra que dibujaba mi figura,

Sobre el dibujarte en el aire hasta que te convertiste…

…en lágrima. 

Y no entendí la forma de sentir de tu corazón

Ni el mío quiso hablarme

Ni tan siquiera escuché su leve murmullo,

aquél que surgía de la soledad

de pensarte.

Triste.

Fue tu forma de mirarme.

No comprendí aquél dolor…aquél odio de tus pupilas.

Y teniendo cada una de las letras de tu nombre

Asomando bajo mi piel…No supe juntarte…No supe llamarte…

…Sólo Supe Quererte.

Sólo pretendí ser cometa

Ser velero…Soñando que tu eras viento.

Mas los amarres que sobre mí estrechabas

Me rompían

Me astillaban en cristal

Me destrozaban cuán pájaro enjaulado.

En un Puerto terrible cuán sollozo de Lactea.

Y aún atado vi mi corazón Libre.

(se que él era capaz de sobrevivir

a mares embravecidos…

a gritos y silencios…por ti.

Desfallecer no querrá si lo nombras

entre tus Labios)

Quise ser efímera ala

Deshacerme de las vendas de mis ojos

Y precipitar mis manos sobre tu alma

Para sentirla latir.

Sin miedo pues lo que sentía lo sentía como cierto…

…como verdadero.

…era lo que me decían mis ojos al sentirte latir en ellos.

…¡Cómo mezclar una sonrisa tan bella con unas lágrimas tan rotas …

…de Amor!

Y dejé que aquel Mar fuese locura

que sus olas impetuosas

agrietasen mi raciocinio.

Dejé que fueses Sueño en mi vigilia

Mostrando un cuerpo cincelado con tu extraña forma

de sentir.

Besabas mis heridas

y mis heridas se convertían en besos a tu

corazón…en palpitar de tu voz…

dejando a la intemperie mis abrazos.

Tú…Tú tenías el interior de un Pura Sangre

y cómo tal galopaste mi corazón hasta la extenuación.

Como Galatea tomaste vida entre mis manos,

Y de mis manos hice la sonrisa de verte,

De verte hice el aliento de respirarte,

Y de respirarte surgió la fuerza de Amarte.

Contigo.

Mi tristeza aprendió a sonreír.

Mi sonrisa a llorar de emoción.

Mi sueño aprendió a tocarte.

Y Tocarte…Es Soñarte.

“Si Aurea pudiese hablarme, pudiese decirme que eras Eterna…”

2014-05-08 00.14.04

Anuncios

3 pensamientos en “La Piel Blanca Del Caballito De Mar

  1. Mi tristeza aprendió a sonreír,mi sonrisa a llorar de emoción,mi sueño aprendió a tocarte,y tocarte…es soñarte.
    Es maravilloso….muy,muy bonito..de verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s