Del Cielo Al Infierno

del cielo al infierno

había creído en eso que llaman “media naranja”

había creído en ti

en mi

en el destino

lo había creído todo a mi alrededor

había encontrado las playas de sol

y ya no creo en nada

ya no creo en nadie

he perdido la fe

en aquello que presumía vida

vacío

mi cuerpo en una remota cuneta

hasta sentir simpatía por los perros

no conozco a nadie en este sitio

sólo veo gente que golpea un piano

gente con una voz embriagadora

con una voz cautivadora

aprendí a caminar varios metros por encima del suelo

pero no sé para qué

tan cerca y tan lejos

como fuertes olas que se desvanecen en la playa

soy absurdo

soy un cuadro de Munch

soy el grito de la melancolía

juego a un juego envenenado

pierdo

mi gesto serio

mi rostro abatido

ironizado

déjame soñar

escucho tus palabras de ejercito romano

con estandartes de sabiduría

a gotas de violenta realidad

ni potestad tengo para conducir mi vida

me retiras el permiso de conducir

la luna me habla de raciocinio

la luna se ha vuelto loca

la luna sale de copas

sin compañía

cuantas veces se regalaría la luna

ya no sé ver

no me enseñan a mirar

por que veo lo que quiero ver

ya no sé sentir

no me enseñan cómo se abraza el humo

soy culpable

asumo mi juicio final

mi dolor

mi yo

mi verdad

mis miedos

tu recuerdo omnipresente

se tornan palabras oblicuas

se vuelven realidad

que si voy a llorar

quizás

pero ante mí

sólo

solo

para ello sí tengo permiso de toda una noche

es lo que tengo

mi soledad y yo

mi extravagancia

mi locura

mi recuerdo en ti

mi sincero latido

es lo que soy

que si voy a llorar

probablemente

y me hablas de sentimiento

me hablas de sentir

no

no me hables de ello

no me gusta la sensación de frio de tus tacones

no me gusta la aspereza de tus manos

y me preguntas como se dibuja una lágrima

como se habla con un fugitivo

y ahora mi alma habla un idioma

que desconozco

y ahora mi corazón se siente fatigado

mustio

hastío sentir

espera agonizando la muerte

y quiere que venga

le abre la puerta

y ahí está con una reserva en la mejor mesa del restaurante

en la penumbra de la puerta

y aún en el lecho de muerte le golpean

basta ya

basta ya

ya

he dejado de ser el rey lagarto

quiero hablar de amor

pero de eso no se puede hablar

si nunca se encontró

resulta ético tocar tu piel desnuda

tocar la eternidad de tu calor

el placer de tus labios bailando en mi cuerpo

las caricias de tus párpados

tus manos huesudas

dame la mano y muéstrame la honradez de tus ojos

quiero hablar de amor

esta noche  necesito hablar de amor

y me escribes la palabra maquillaje

en una servilleta de papel

en este sitio hay que guardar las formas

no se está permitido sentir náuseas

tampoco yo quiero vivir para siempre

de verdad que tampoco necesito vivir para siempre

estamos en un anden

vaíio

vacío pragmatismo

lleno de gente que nos observa

sin pasajeros

quizás hablemos del ayer

que bello fue el ayer

cuando vi tu sonrisa de rosas

que se marchitaron

quiero hablar de tiempo

pero ésa es una palabra tabú

sella tus labios con cada segundo que he robado

para ti

es tan sencillo quererte

tan sencillo

medidas de seguridad preventivas

para los reunidos en esta habitación

con cuadros grises

con fotos nuestras sin enmarcar

fugitivos

desconocidos de bar

de la utopía de tu silencio

de tu esperanza

no me señales con el dedo lleno de sangre de tu mente

no merezco tus caricias de camaleón

siento que no son de mi propiedad

no son mías

no me pertenecen

muerdo los besos que me regalas

araño la piel de mi cuerpo

quiero saber si es real

necesito saber que frágil es este cristal

y me encuentro sumergido en un sueño

nunca fui un gran nadador

en el mar de la calma

me ahogo con facilidad

celoso del que ame tu inmensidad de mujer

eres estupenda

cierro los ojos

necesito dormir

quizás nunca tuve que despertarme

huir de mí que eres tú

quererte

mírame a los ojos y dime qué ves

mírame a los ojos y dime que sientes

mira mis ojos

quererte

amarnos a oscuras

pidiéndome a gritos un adiós

pidiéndome a gritos un olvido

amarte

un adiós

del infierno al cielo

 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s